En el mundo laboral, “la diversidad tiene que tener un propósito”

La diversidad cultural es apuntada como un factor indispensable para alcanzar mayores niveles de desarrollo en las empresas. Sin embargo, no basta con contratar personas diversas, sino que es necesario saber sacarle provecho a esa diversidad. Y ahí está el desafío para quienes toman decisiones.

Santiago, 16 de mayo de 2023 Creatividad, capacidad para innovar y resolver problemas. Estos son algunos de los beneficios que reciben las empresas que apuestan por mayores niveles de diversidad a la hora de contratar profesionales. Sin embargo, aunque la diversidad es un tema que está instalado con fuerza en el mercado laboral, ¿cómo llegar al punto en que las empresas le puedan sacan provecho?

Considerada como un factor indispensable para alcanzar mayores niveles de desarrollo, la diversidad cultural está cada vez más presente en las empresas. Sin embargo, según el director asociado de Robert Half Chile, Caio Arnaes, para alcanzar ese desarrollo “la clave no es simplemente contratar profesionales usando el criterio de diversidad. El gran desafío es cómo generar una cultura basada en esa diversidad”.

El ejecutivo destaca que “no se trata de simplemente contratar profesionales con un criterio de diversidad. Las empresas deben tener un propósito para que esa diversidad se transforme en una fortaleza”. Y según Arnaes, esto se logra con un liderazgo fuerte, una estrategia definida para identificar y utilizar esa diversidad y alcanzar un alto grado de convencimiento sobre el valor que tiene la diversidad para el desempeño del equipo por parte de los trabajadores”.

Otro desafío surge en cómo fomentar el diálogo sobre la diversidad en las empresas. Según datos obtenidos por Robert Half, el recurso mejor valorado por los trabajadores es la comunicación interna, seguido de cursos y capacitaciones relacionadas con el tema. Los comités encargados de la diversidad, las charlas y mesas redondas son otros factores que apuntan los profesionales para abordar el tema.

“Una gestión exitosa en términos de diversidad implica además elevar los niveles de compromiso de los profesionales con su trabajo, explorando las fortalezas que lo hacen distinto a los demás. Al usar esa diversidad que cada uno tiene, se genera un ciclo virtuoso de mayor desempeño que, a su vez, provoca un sentimiento de satisfacción y reconocimiento. Y, en definitiva, todo esto deriva en una mayor capacidad de retención del talento y de atracción de profesionales que buscan que las empresas valoren aquellas condiciones que los diferencian de los demás”, concluyó Arnaes.

Translate News