Peak de enfermedades respiratorias: cómo proteger a los niños de la frecuencia simultánea de virus respiratorios

Preocupación ha existido por el aumento de las consultas y hospitalizaciones por enfermedades respiratorias que ha afectado a este grupo etario en los últimas semanas. Especialistas hacen un llamado a aumentar las medidas de autocuidado en el hogar.

En medio de la delicada situación en la que se encuentran los centros médicos producto de la alta circulación de los virus respiratorios y a la escasez de camas pediátricas disponibles a nivel nacional, la frecuencia simultánea de virus entre la población infantil está afectando directamente la capacidad de respuesta que puede ofrecer la red asistencial de salud. De acuerdo al Ministerio de Salud, los principales cuadros infecciosos que están predominando son el virus sincicial (46%), la influenza (30%), adenovirus (10%) y la parainfluenza (7%). 

Según explicó el doctor Fernando Martínez, médico broncopulmonar infantil de Clínica MEDS, “para evitar estas infecciones, la verdad, es que no hay mucho que se pueda hacer cuando se está viviendo una vida normal. Las enfermedades son la forma en que ellos van adquiriendo las defensas específicas contra las infecciones virales, por lo tanto, en la medida que van creciendo y se van enfermando, lo van haciendo menos. En general, estas infecciones virales son autolimitadas y no requieren tratamiento”.

En relación a los señales que deben estar atentos los adultos para llevar a los niños a una atención médica, el pediatra de Clínica MEDS aseguró “que si un niño se ve muy decaído, que no se quiera alimentar o que los padres lo noten con una respiración muy agitada, sobre todo cuando detectan que se les hunde las costillas cuando respiran, esas son indicaciones de consultar. También, hay que estar atentos a si hacen neumonia y caen en una insuficiencia respiratoria, o si se sobreinfectan con una bacteria que pudiera requerir antibióticos. Es muy frecuente que estas infecciones virales provoquen fiebre, pero si les baja y los niños se ven bien uno podría esperar”

Respecto a las medidas que deberían incorporar los padres en el hogar, que permitan asegurar un ambiente saludable para los niños, el especialista en enfermedades respiratorias pediátricas explicó que “las chimeneas, braseros y estufas tradicionales a parafina y gas son los sistemas de calefacción más contaminantes, por lo que su uso debe evitarse. En caso de que no haya otra alternativa, es esencial ventilar de forma permanente e ir revisando periódicamente que los artefactos estén en buen estado, de modo que la combustión sea óptima”.

El pediatra de Clínica MEDS agregó que “es esencial ventilar la casa aun cuando haga frío y evitar conductas como fumar dentro de la casa. La presencia de partículas contaminantes en el ambiente, ya sea al aire libre o en lugares cerrados, provocan irritación y mayor propensión a inflamaciones de las vías aéreas. De esta forma, están más expuestas a inflamarse y provocar en los niños aumento de síntomas de enfermedades respiratorias. Esto, sumado al frío y a la humedad ambiente, es una de las principales causas del incremento del contagio de este tipo de virus e infecciones durante esta época del año”.

Asimismo, el médico broncopulmonar infantil hizo un llamado a hacer el aseo profundo de forma periódica e intentar no levantar polvo cuando se convive con menores de edad. “Este tipo de polución, que puede provenir de distintas fuentes, contribuye a agravar los síntomas de enfermedades respiratorias estacionales, sobre todo en los grupos de riesgo, como lo son los niños”. Además, advirtió que el exceso de humedad también puede ser muy perjudicial en esta época del año, y aconseja evitar el exceso de vapor en la casa, provocado por hervir agua, al cocinar o al secar ropa.  

Translate News